Cómo nació el Día de los Muertos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El próximo 2 de noviembre se recuerda en México el Día de los Muertos. ¿Sabes cuál es el origen de esta fecha tan simbólica y tradicional? Aquí te lo contamos.

Cada 2 de noviembre de cada año,  miles de mexicanos acuden a los cementerios y a las iglesias para orar por el descanso de sus seres queridos. El Día de los Muertos se ha convertido en una celebración costumbrista donde el misticismo y la espiritualidad cobran mayor sentido durante toda la jornada. Sin embargo, el significado de la muerte para un país como México siempre ha sido un fenómeno que a lo largo de la historia se ha manifestado en distintas expresiones de carácter cultural.

Durante la época prehispánica, por ejemplo, se creía que las almas podían llegar a cruzar diferentes caminos después de la muerte. El Tlalocan era el Dios de la lluvia que acogía a quienes morían en situaciones relacionadas con el agua, Omeyocan era el paraíso del sol que tenía como gobernante al Dios de la guerra Huitzilopochtli, quien acogía a todos aquellos que habían muerto en combate. Los niños, en cambio, tenían un lugar propio, el Chichihuacuauhco.

Después de la conquista española, las tendencias dogmáticas se impusieron y las celebraciones en torno al tema de la muerte cobraron una perspectiva diferente que estuvo enormemente influenciada por la creencia colonizadora. Así, la celebración del Día de los Muertos y Todos los Santos se fusionó en una extraña mezcla con la cosmogonía prehispánica que todavía permanece latente hasta hoy.

Actualmente, en algunas ciudades como Zacatecas se consume el pan de muerto (pan que solo es elaborado a base de harina sin ingredientes, dulces o frutas), y las familias llevan ofrendas a las tumbas de sus seres queridos, las mismas que tienen como base las típicas flores de cempazúchitl.

Foto imagen por San Jose Library

Por:
Etiquetas:
Categorías: Featured, Turismo


0 Comentarios Enviar un comentario